NO HAY SITIO PARA DIOS

Domingo de Pentecostés, 20 de mayo del 2018.

San Juan 15, 26-27

Esta mañana fui a coger gasolina en la gasolinera de la rotonda de abajo. Vi que la máquina de limpiar coches estaba vacía y aproveché la oportunidad. Metí la moneda y la máquina empezó a andar. Mientras me di un paseo alrededor de la gasolinera cuando de repente vi el carrito eléctrico de un inválido que venía hacia mi. Era una persona de mediana edad con una pierna amputada. Frenó el carrito frente a mi y me saludó cortésmente:

"Buenos días Padre, ¿cómo está usted?"

Evidentemente traté de ser muy amable con aquel desconocido. Era negro y tenía unos ojos tremendamente grandes y blancos que se apoyaban en una mirada complaciente. Venía aseado y esbozaba una cierta sonrisa ante mi pregunta.

- Habla usted muy bien español. ¿De dónde es?

- Soy de Guinea Española" me contestó.

- ¿Y qué le ha pasado para perder una pierna?

- Tuve un grave accidente de coche y me han enviado aquí a esta clínica cercana para operarme definitivamente. Pero estoy feliz y el verle a usted hoy día de Pentecostés es un don del Espíritu Santo.

Yo me quedé perplejo y escuché la confidencia de aquel hombre mientras la máquina lavacoches daba gritos de alarma y el siguiente en la cola protestaba porque no atendía a sacar el coche. Vivimos tan deprisa que no nos da tiempo a disfrutar de los dones del Espíritu Santo.

He recorrido medio mundo en mi vida y he visto de todo. Hace apenas una semana estaba en una conferencia internacional de educación en Chipre Norte. El último día me invitaron a cenar en una casa importante. Miré con insistencia y curiosidad las paredes, las estanterías de la biblioteca, los salones bien arreglados y el comedor donde nos sentamos. Mientras cenábamos pensé que no había ningún símbolo religioso en la casa. No había sitio para Dios.

La conversación en la larga sobremesa discurrió con gran nivel de preocupación intelectual por la desigualdad del mundo y de la cultura. Cerca de allí estaban bombardeando Siria. Pero nuestras palabras no hubo sitio para DIos.

Esta sociedad del siglo XXI está muy agitada pero no tiene sitio para Dios. Estamos muy informados pero perdidos, desorientados por tanta acumulación de la información. Creemos que la tecnología nos hace más poderosos pero no tenemos sitio para Dios. Queremos vivir más, vivir mejor, vivir más tiempo pero no tenemos claro que es vivir. Hemos elaborado una inmensa biblioteca de ciencia sin DIos.

Queremos sentirnos bien, mejor y hasta lo conseguimos con una moderna farmacopea. ¿Pero que queremos sentir?. Lo único que nos atrae es el placer.

Queremos sacarle el máximo jugo a la vida, que no es pasarlo bien simplemente.

Queremos ser libres e independientes y esto produce soledad.

Hemos creado nuevos guetos políticos, sociales y hasta religiosos dentro de la Iglesia. Guetos de privilegio que nos clasifiquen entre los elegidos depreciando los que mueren en Siria sin ser clasificados.

Estamos tan ocupados en nosotros mismos que no hay sitios para Dios.

Si es verdad que Jesús nos dice hoy: "Lo que tiene el Padre es mío. Yo os lo daré". Vamos a pedirle los siete dones del Espíritu Santo:

1- Entendimiento o inteligencia.

2- Sabiduría.

3- Consejo.

4- Fortaleza.

5- Ciencia.

6- Piedad.

7- Temor de Dios.

Hagamos sitio a Dios


Luis Armas -
Emprendedor, Autor y Conferencista
  • Facebook Black Round
  • Google+ Black Round
  • Tumblr Black Round

Párrafo. Haz clic aquí para agregar tu texto y editar. Permite que tus usuarios te conozcan.

Estrategia de Negocios

 

CURSO GRATUITO 
(Valuado en 250 )
 

Aprende todo lo que necesitas saber sobre cómo hacer una estrategia de negocios exitosa.

Business Plan

Writing A-Z

 
FREE COURSE
(Valued at $250)
 

Learn all you need in order to create a

stellar business plan for your endeavor!

Mi Libro
 

Párrafo. Haz clic aquí para agregar tu texto y editar. Permite que tus usuarios te conozcan.

Búsqueda por Tags
No hay tags aún.